Mastopexia

Causas caída de la mama

La gravedad, los embarazos y la pérdida de elasticidad de la piel hacen que la mama tienda a caer y pierda su forma.

La elevación mamaria o mastopexia, puede llevarse a cabo con diversas técnicas quirúrgicas, con el objetivo de  elevar la areola y el pezón dando forma y turgencia al seno.

Técnica de la elevación de mamas

Esta cirugía debe realizarse en un quirófano, en una clínica u hospital y precisa anestesia general e ingreso hospitalario uno o dos días.

Normalmente, durante la intervención, es necesario eliminar la piel sobrante, sin necesidad de extirpar tejido glandular. Además, a veces es necesario reposicionar el complejo areola-pezón o colocar una prótesis.

Una vez concluida la cirugía se coloca un vendaje o un sujetador especial.

Postoperatorio

Tras la intervención, es normal que la paciente sufra cierta fatiga y molestias los primeros días que ceden con analgesia habitual. En este sentido, si estas molestias no son severas podrá realizar una vida casi normal en unas 48 a 72 horas.

En el postoperatorio, los pechos puedan estar algo amoratados e hinchados, no obstante, la inflamación desaparece habitualmente entre tres y cinco semanas.

Por otro lado, también es normal cierta pérdida de sensibilidad que se puede prolongar meses.

Posibles complicaciones

Habitualmente este tipo de cirugía tiene pocos riesgos o complicaciones. Como en cualquier cirugía, existe el riesgo de una reacción anormal a la anestesia, sangrado postquirúrgico o infección de la herida, así como el desarrollo de cicatrices hipertróficas.

En el caso específico de la mastopexia, y sobretodo si se ha movilizado el complejo areola-pezón, existe el riesgo de isquemia o necrosis de la piel y de la areola y más aún en mujeres fumadoras o con cirugías previas en la mama.

Si precisa información veraz y personalizada acerca de un tratamiento de cirugía plástica o estética, en nuestra consulta le asesorarán sin compromiso

Contacte con nosotros

Preguntas frecuentes

¿Se mantienen los resultados a largo plazo?

Las mamas operadas responden como la mama no operada a los procesos de aumento de peso o de adelgazamiento, a los estímulos hormonales y a los ciclos menstruales. No obstante, mantendrán su morfología durante largo tiempo experimentando cambios relativamente pequeños con la edad, salvo por influencias externas a la mama como podrían ser embarazos o cambios importantes de peso corporal.

¿Se puede perder sensibilidad tras la intervención?

Tanto en las cirugías de aumento como en las de elevación o en la reducción mamaria, está descrita la pérdida de sensibilidad tanto del pezón como en la piel de la mama, por afectación quirúrgica de ramas sensitivas. No obstante, en casi todos los casos estas pérdidas son temporales, recuperándose la normalidad en unos doce meses.

¿Se deben realizar revisiones periódicas después de la intervención?

Las necesarias para el control de la cirugía realizada hasta la completa curación de las heridas. Deberán realizarse los controles anuales de la mama para la vigilancia y prevención de posibles enfermedades. Hay que tener en cuenta que estos controles son independientes de la cirugía realizada y deberán hacerse del mismo modo que si no se hubiera operado.

Utilizamos cookies propias y de terceros para realizar análisis de uso y de medición de nuestra web para mejorar nuestros servicios. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información aquí. ACEPTAR